Las labores se han centrado en la retirada de vegetación en mal estado así como desbroces y eliminación de restos de poda

Tras varios meses de trabajo en el tramo situado entre el Puente de Zarzuela y el de la M-40, los usuarios que estos días se acerquen al entorno de El Pardo podrán apreciar los primeros resultados  de la Fase II del Proyecto de Restauración Fluvial del Río Manzanares.

Desde el comienzo de esta segunda fase, se han estado realizando tratamientos selvícolas que han permitido retirar la vegetación muerta o en mal estado. Dentro de las labores acometidas por los técnicos igualmente se han incluido desbroces selectivos, retirada de restos vegetales y eliminación de los restos de poda.

Todos los restos vegetales generados han sido retirados de la zona de influencia del proyecto aunque, por el peligro de incendio existente al encontrarse en zona de monte, no ha sido posible quemar los últimos restos pertenecientes de las labores realizadas durante los meses de verano, al no permitirlo la autoridad competente.

Estos trabajos han permitido la recuperación de la vegetación de ribera así como mejorar la estructura de la zona ribereña, situada junto al río y que desempeña una importante función ecológica como ecosistema en el que se conserva la biodiversidad y se ofrece alimento y refugio a la fauna de la zona.

Para explicar en qué consistirán éstas y el resto de acciones englobadas dentro de esta Fase II del Proyecto de Restauración Fluvial se han instalado varios carteles con información de interés para los usuarios. En cualquier caso es necesario recordar a todos los que hasta allí se acerquen que la obra sigue en proceso y, por tanto, no es recomendable entrar dentro de las zonas delimitadas hasta su total conclusión.

A lo largo de los próximos meses se irán haciendo más patentes los resultados de esta recuperación ambiental tanto en el río como en su ribera próxima.